Restaurantes recomendados

Lactar o no lactar esa es la cuestión

Lactar o no lactar...  pues no lo sé, solo voy a contar mi experiencia.

A los casi 5 meses de mi bebé he decidido cortar la teta, ahora bien dramáticas defensoras de la teta, matarme si queréis y arrastrar mi cadáver por las calles.

Cada una tiene una experiencia diferente con la lactancia, yo con mi primer hijo sufrí, y sufrí mucho, primero los grandes dolores (peores sin dudas que las contracciones al parir) y luego las mastitis, también por si no fuera poco, sufrí por tener que tomar la decisión de abandonar la lactancia en tan poco tiempo, tirar la toalla a los 2 meses de mi bebé fue traumático.

En aquel momento pensaba "pero he fracasado solo con esto que es el principio, ¿que me vendrá luego? ¿como voy a poder afrontar otras cosas? si esto es solo el comienzo".

Creo lo peor de verme como una lactante fracasada, fue no tener con quien compartirlo, en aquellos años internet apenas existía o yo apenas lo utilizaba. Tenía información: cero, y amigas mamis a 10.000 km (y pocas) y amigas cercanas pero no-madres.
También tengo que aclarar que gracias a Dios no caí en depresión, la depresión post parto hubiese ganado terreno muy fácil, más habiendo vivido todo aquel infierno tetal.

Segundo intento de lactancia


Después de 10 años, vuelvo a ser madre. Tuve un embarazo muy activo (Ver post sobre embarazo) y un parto ideal (ver post sobre el parto) y quise quitarme aquella espinita de no haber podido lactar tal y como esperaba, así que ahora tenía esta segunda oportunidad y no iba a desaprovecharla.
Las mujeres por ser mujeres tenemos grandes, "maravillosas" y exclusivas experiencias por vivir: 

-La menstruación (muchas veces dolorosa).
-El embarazo (aveces con malestares los primeros meses y con molestias al final).
-El parto (sin comentarios...)
-La lactancia (dolorosa según cada experiencia).

Todas esas putadas situaciones algunas las viven súper felices, otras las sufren más. Nadie es mejor ni peor por elegir vivirlas de alguna manera que evite el sufrimiento.

Volviendo a la teta... cuando mi amiga Isa que tuvo a su bebé dos meses antes que yo me contó que optaría por la lactancia materna y la apoyé, exactamente igual que la hubiese apoyado con la decisión de lactancia artificial, si hubiese sido el caso, pero mi consejo fue: 

"No sufras, inténtalo pero por favor, no sufras..."

Era el mismo consejo que me apliqué a mi, tenía claro que lo intentaría pero no estaba dispuesta a sufrir.
Esta vez iba con más cautela, la subida de la leche me asusté y tuve miedo, con lo que mi marido salió corriendo un domingo buscando una farmacia de guardia para comprar un sacaleches.
Me había leído el libro de Carlos Gonzalez "Un regalo para toda la vida" de pe a pa. Me había mirado todos los vídeos de YouTube sobre posición correcta de los labios del bebé en el pezón, entre otros miles. 
Harté a mis amigas que sabía que habían dado pecho con preguntas lógicas pero cargadas "necesito apoyo" por cierto: gracias Nuria, Desi, Gaby, Laurita, Flor, Sisi, Laura FerGar y mención especial a Claudia, mi amiga de Argentina que es pediatra, madre mía la tenemos frita en el grupo de whatsapp, jeje.

Mis horas con pezones al sol por el filito de sol que entraba por la ventana, y los minutos invertidos en colocar la crema Purelan con mucho mimo, hicieron que sacara adelante mi lactancia con éxito, peeeeeero si bien es maravilloso amamantar, y conectar con tu bebé tampoco lo viví tan así.

El no ser madre primeriza te hace vivir todo de otra manera. Las veces que me sentaba a lactar lejos de estar contemplando a mi bebé al succionar sentía que paralizaba mi tiempo, daba la teta pensando en que tengo cosas todavía por recoger, en que en 15 minutos sale mi hijo mayor del cole, luego merienda, deberes, y la extraescolar de turno, salir en pleno invierno y hacer mil viajes casa-cole, casa-ingles llevarlo, casa-inglés recogerlo, eso mismo aplicado a fútbol y a catequesis, sumado a los deberes demandantes, intentar que no se ponga celoso (que no se puso) que se sienta igual de atendido y estimulado, también a hacer la compra, recoger la casa, y todo lo que ya sabemos que tenemos y debemos hacer las que no tenemos canguro (niñera) ni padres ni suegros cerca, sumemos ese plus.

Todo ese movimiento no me permitía desconectar de todo, incluyendo a mi hijo más grande, a mi marido, y a la casa. No podía desconectar con todo ello para ver como mi bebé succiona poco a poco porque en realidad quería "tetear" para dormir. 
Admiro profundamente a las que lo logran.

Alivios y consejos


Que alivio mas grande tener a una asesora de lactancia personal. Y sí, es una bendición que una amiga que tiene más experiencia que tu en temas tetales se quede embarazada justo con un mes de diferencia. 
Nuria, a ella la rayé mucho con todo jajaja, temas de embarazo y sentimientos, de lactancia y cuidados de todos tipos, de bebé y sobre todo de nosotras. Por eso recomiendo que busquéis apoyo, pero no apoyos de madres que hayan sido madres hace tiempo (perdemos la memoria) ni mucho menos en mujeres que no quieren tener hijos o todavía no los tengan, hombres descartados jajaja pero es que quien no haya pasado cercanamente estos temas no sabe o no se acuerda.

Mi consejo es:

1º Haz lo que te diga tu instinto, me gustaría decirte que "de amantar nunca te vas a arrepentir, en cambio de no haberlo hecho quizá si" pero no es el caso, quizás pierdas tiempo y ganas sufrimiento intentando lactar, con dolores tremendos. No vale la pena. Si tu bebé llora de hambre tienes que ser un placer para ti darle de comer (teta o biberón) pero no puedes (como yo con el primero) ponerme a llorar con él porque me tocaba sufrir. Eso no. No es viable e incluso no es responsable.

2º Si decides dar el pecho, aprovecha el embarazo para leer mucho de todo, el libro de Carlos Gonzalez esta bien, tiene un único fallo: lo ha escrito un hombre, que dice que no duele, que habla de sentimientos que él jamás ha tenido ni va a tener, con lo cual: ojo.

3º Si decides dar leche artificial, no dejes que nadie te "como la cabeza" ni se meta en tu decisión, eres la única y la principal afectada en esto. Es una decisión muy muy personal. Medítala y vívela de la mejor manera. No te juntes con personas defensoras del biberón ni defensoras de la lactancia materna, o al menos no toques el tema o de entrada puedes decir "No quiero hablar sobre este tema, gracias" y santas pascuas.

4º Hagas lo que hagas, intenta ser feliz, y sí, dije "intenta", porque nadie habla de los sentimientos ni de mil cosas que pasan cuando acabas de parir y no tienes porque ser feliz así de una... tienes que adaptarte a esta situación y eso puede llevarte algún tiempo. Debes respetarte. 

Espero haberte ayudado con mi experiencia.


Besos y abrazos

Marianela