Restaurantes recomendados

Tabula rasa.

Hoy me sentí orgullosa del comportamiento de mi hijo durante la cena en un restaurante, y de ahí he reflexionado lo siguiente:

Si le hablas con calma, ellos reciben mejor el mensaje
, y eres más creible.
Todo lo que refuerzas se acentúa, si recalcas sus errores y sus fracasos, los acentúas más, si en cambio, reconoces lo que hace bién pues volverá a hacerlo. Si quieres que tu hijo ordene su habitación, es mejor reforzar con  estímulos positivos: "Me gusta ver tu habitación recogida, me pone feliz que tengas todo ordenado" es más didactico que: "ordena tu habitación que eres un guarro".
El autoestima de los niños es un cristal muy delicado, si se rompe es muy dificil volver a reparlo, y muchas veces está en tus manos, por lo tanto debes cuidar que no se astille.

Los niños nos copian, son esponjas, asi que:
Si quieres que tu hijo no diga palabrotas, no las digas tú.
Si quieres que no grite, no le levantes el tono ni a él, ni a nadie.
Si quieres que recicle, pues... recicla.
Si quieres fomentar la lectura, no lo mandes a leer, sientate con él a leer, o simplemente que te vea disfrutar de una lectura.
Si quieres quieres que se porte bién en algún sitio, que no pida nada, que no corra, que no se altere, si necesitas que por un momento no se comporte como un  niño... prepáralo, explicalé porque necesites que se porte bién, agáchate, ponte de tú a tú, mirale a los ojos, hablale con amor, tómale la mano, llega a él y no te fallará.
A mi me funciona siempre, no me falla, pero porque yo no le fallo.

Los niños son una tabula rasa, cuidado con lo que inscribes en ellos.

Mis consejos son puesto a prueba cada día, me salen mejor o peor, hago lo que puedo, pero puedo con amor.