Restaurantes recomendados

La historia de una Miss

Hoy quiero contarles la historia de una Miss

Después de varios procesos de selección superados por casualidad, casi simplemente por estar en el lugar indicado el momento
adecuado, ella iba siendo (por unanimidad) elegida la más bonita.

El día del certamen final, ella fue con sus padres por obligación, pero en un descuido de backstage salió corriendo a su casa, con su timidez y humildad a cuesta.
Se negaba a la escena, al protagonismo, al público, ella prefería estar en su espacio, perdida entre sus óleos y lienzos, con su violín aparcado a un lado rogándole que entone una de sus melodías preferidas.

La organización no tardó en darse cuenta quien faltaba, por eso la fueron a buscar, y prácticamente la subieron al escenario, así, sin maquillaje ni peluquería, a su belleza natural no le hacía falta retoques, los nervios que ella sintió ese día creo que los pude hasta sentir yo.

No hace falta contarles que ganó el certamen,
Siempre quise conservar su delicadísima capa y su perfectísima corona, pero ella la donó a un museo.





Ella es La Toscana en Primavera,
es la quien me acarició por vez primera.
Ella espera a sus hijos con ansias,
es capaz de abrazarme a la distancia.
Ella conoce mis movimientos,
y mis sentimientos.
Ella es sangre de mi sangre,
es la que calmó mi hambre.
Ella... Ella es Elsa, es mi madre.