Restaurantes recomendados

Derechos y obligaciones

Tienes derecho a permanecer callado, a no dirigirle la palabra a nadie, a encerrarte en tu
mundo, hasta a ignorar.
Tienes derecho a llorar, sin motivo, o por algo insignificante, da igual.

Tienes derecho a caerte, a equivocarte, a golpearte, y a fracasar.

Tienes derecho a protestar, a rezongar, a enfadarte.

Tienes derecho a ser feliz.

Pero tienes la obligación de dar la cara y dar explicaciones cuando hay más gente esperando que respondas.

Tienes la obligación de reflexionar sobre los motivos que merecen realmente tus lágrimas.

Tienes la obligación de levantarte, de reconocer tus errores, y hasta debería ser una pequeña obligación dejar recibir ayuda.

Tienes la obligación de no faltar el respeto a las demás personas.

Tienes la obligación de ser feliz.

Tenemos derechos, podemos usarlos, pero no perdamos de vista las obligaciones que implican.